¿Quieres sentirte como un esquimal que se independiza y se construye su propia casa?

Bromas a parte, esta es tu oportunidad de aprender a hacer un refugio en la nieve. Una actividad ideal para realizar en familia, y que triunfa especialmente entre los más pequeños.

¡No hace falta ir a Polo Norte para pasar un rato en un iglú!

 

Puedes reservar esta actividad en la recepción del hotel. Consúltanos y te informaremos.